• Lucía Oliverio

NIÑOS ESTRÁBICOS COOL

Me duele la cabeza hace semanas y es una sensación como en todos lados. Me duele redondo, algo me pesa entre la frente y los ojos. Estudios, consulta, diagnóstico. Debo volver a usarlos. No todo el día, sino en ciertos momentos de esfuerzo y para descanso. Eso suena a mucho día… tiemblo en el recuerdo.


Niños estrábicos cool del mundo actual: no saben de lo que les hablo. Qué injusticia. Cuando el marco era rígido, el vidrio era grueso, la inseguridad era grande y el corazón, inseguro. Moverse con ellos puestos era peligroso pero no ver, más aún. Niños actuales, nunca sabrán qué les cuento. Ustedes con sus armazones flexibles de colores, preparados para el deporte, el agua, la siesta, las corridas, el galope, la guerra de almohadas, las peleas de hermanos que terminan en llanto, el llanto que no viene de peleas. Nunca pasaron por esto. Las situaciones del tipo “ella es Lucía” y sentir que Lucía empieza detrás del cristal, metros atrás, muy lejos de un par de anteojos de grueso carey. Quizás alguien les haya dicho “cuatro ojos” con maldad. Pero hoy hay un protocolo antibullying y en cada aula, cuatro de ustedes seguro. Hoy los veo agremiados, niños cool. Yo era la única de mi clase, de mi equipo del club, de mis primos, de mi edificio.


Chicos, compartimos la fea sensación de no ver, o ver borroso o ver doble, pero su remedio es mucho mejor que la enfermedad. Lo llevan con orgullo de colores. Siempre lo fue para ustedes, nunca para mí.


Niños estrábicos cool, hoy somos lo mismo. Vuelvo a una óptica y pienso en cómo se sintieron siempre ustedes, con el vértigo de elegir. En 20 años no cambió el olor de los mostradores ni el color de las batas de los optometristas, que veía poco pero distingo bien. Hola a todos, llegué yo. Gracias, dolor de cabeza, bienvenido astigmatismo adulto. Volví. Se va la chiquita que los padeció, llego yo. Mejor que no usarlos es reencontrarnos así.


Niños estrábicos cool, cuánto nos parecemos, 30 años después…

#divagandoenpluma


0 vistas

© 2019. Creado para Lucía Oliverio. Con wix.com