• Lucía Oliverio

CONTINUIDAD VS PARÉNTESIS

Actualizado: abr 4

Hasta el día 8 de cautiverio (4 de cuarentena oficial) pensé y sentí todo lo posible. Ayer domingo un sol infinito me hacía querer lluvia, mientras odiaba desde lejos a quienes al menos tienen terraza y balcón, y me quejaba de quienes se quejan en su jardín. Cuando estaba a punto de salir a relevar los matafuegos de mi edificio para subir escaleras y respirar algo distinto, ahí en ese instante me pasaba todo por la cabeza y me bailaba el cerebro entre mil preguntas.

Hoy amanecí, miré por mi ventana y me di cuenta de que veo cielo y verde. Ya que hay sol, puedo poner un lavarropas y que todo se seque con rico olor gracias al rayo desviado que da por la ventana. Si me empiezo a volver loca en serio en dos días, puedo charlar con 8 vecinos. Conté sus ventanas, chequeé que existieran y le avisé a marido que, si eso pasa, no me juzgue.

Ya va llover y también vas a querer que salga el sol de nuevo. Aprovechá el día para aprender cosas y armar rutinas. Y disfrutá también las mañanas de buen dormir. Hacé gym prenatal y meditación para darle calma al alma; ordená rincones y comprá online; cociná pendientes y hacé de cada menú una fiesta. Pero a la vez respirá y mirá. Para adentro y para afuera. Todo eso me digo. Y cuando miro por la ventana y me abruma el silencio de una 9 de Julio que no reconozco y me invade el miedo y ese "ni idea" que empieza a no estar bueno... Cuando pasa todo eso me vuelvo a replegar.

Un virus invisible puede encerrarnos pero no quiero que me suspenda. Impone días rarísimos, nuevos y adentro. Pero míos. Si tacharlos es un poco eliminarlos, prefiero buscar que la continuidad le gane al paréntesis. Quizás disfrutar de este transcurrir distinto pueda endulzar la ironía de tanta cosa nueva, que a la vez es siempre igual.

En cautiverio empecé a sentir el movimiento de mi bebé en la panza. Hace dos días mi ficus me regaló 3 hojas nuevas, como si estuviera adivinando cuánto las necesito. En este encierro me di cuenta de que arrancó el otoño y oscurece más temprano. La vida sigue. Sigamos también. Distinto. Pero sigamos para salir con más ganas: cambiados, mejor versionados, desbocados o nada.


Sigamos.



#divagandoenpluma


0 vistas

© 2019. Creado para Lucía Oliverio. Con wix.com